Make your own free website on Tripod.com

Conejo.

   MERITOCRACIA   ACADEMICA    

Datos tomados de : Reforma y Utopía, Número 15, Verano 1998.

Como en la mayoría de las Universidades de Latinoamérica, la Universidades Mexicanas : públicas y privadas descansan en la figura del catedrático para impartir la docencia.

El catedrático es el profesional que sólo dedica unas cuantas horas a la Universidad, que no vive en ella ni para ella y no espera mayores recompensas por su labor más que un modesto salario y, si acaso, cierto prestigio profesional.

En contraste, la profesión académica demanda de profesores de tiempo completo, que hagan de la Universidad su proyecto de vida, que adquieran hábitos de una profesión "rara" que demanda conocimientos, trabajo, disciplina y muchas horas de interacción con estudiantes y colegas.

En la antigüedad en las Universidades Napoleónicas se acostumbraba a reclutar a los catedráticos por prestigio profesional, afinidad con un grupo, incrementar la plantilla docente o por otras razones que casi nunca, tenían una motivación académica.

La profesión académica exige estratificación de la fuerza de trabajo, respeto por los grados recibidos, hacer juicios con base en evidencia objetiva, reconocer los méritos de los colegas y aceptar la crítica de sus iguales.

Por ello podemos decir que se forma una estratificación de los académicos en por lo menos cuatro segmentos :

EL PRIMER SEGMENTO está compuesto por profesores que reúnen atributos para impartir academia en cualquier Institución del primer mundo, entre otros, tienen estudios de post-grado, hablan más de un idioma, participan en reuniones académicas, están en contacto con Centros de Investigación y Creación Científica a la vez que investigan para la docencia, escriben artículos, libros o novelas de tipo cultural o científico y sobre todo cumplen con sus labores de enseñanza con disciplina y vocación declarada; éste es el segmento minoritario de personal académico en cualquier Universidad del país.

EL SEGUNDO SEGMENTO quizá sea el más numeroso y heterogéneo, sus miembros compiten por becas y les entra una una incontrolable "puntitis", tan grande que se preocupan más por sumar puntos y plazos que por la calidad, se desvelan leyendo o escribiendo artículos o ponencias que algunas voces plagian o autoplagian; sólo cambian algunos párrafos y el título para publicarlos como un trabajo suyo y nuevo.

Aquí algunos profesores aparentan trabajar en equipo, cuando en realidad son una pieza independiente que comparten los créditos con otros a cambio de que ellos hagan lo mismo, tal vez se induce por necesidad económica y no por mala fé.

También aquí el profesor cumple medianamente con sus ogligaciones académicas y se puede considerar a é,ste segmento como el que más se hace notorio, pero solo matemáticamente.

EL TERCER SEGMENTO está integrado por profesionales a los que no les interesa la academia, que su trabajo en la Universidad es la menor parte de sus faenas y aspiraciones y, tal vez sean indiferentes a los estímulos y becas, porque la mayor parte de sus ingresos provienen de otras actividades o empleos.

Probablemente éste sector no proteste ni se queje por los bajos ingresos que obtiene por parte de la Universidad, porque en esencia es de tiempo parcial y recibe salario de tiempo completo.

Incidentalmente, quizá algunos de étos profesores sean excelentes maestros y proporciones a los estudiantes una imagen viva de la práctica profesional.

EL CUARTO SEGMENTO está compuesto por personas que nunca tuvieron interés por la docencia o la investigación, que ingresaron a la Universidad al haber una oferta de empleo, pero que nunca encontraron el atractivo intelectual necesario para verlo como una profesión.

Este grupo es quizá conformista, apático, no le cautiva ya hacer estudios, encontró su rutina y no tiene afán de progresar, por ello la meritocracia no necesariamente es el mejor futuro para los académicos mexicanos al tener rasgos individualistas.

Sin embargo tal vez sea preferible que los métodos que existen en las Universidades Mexicanas para reclutar y remunerar a los profesores que se fundamentan - todavía en muchas de ellas - en relaciones de compadrazgo o camaradería política.

La MERITOCRACIA, no obstante, contribuye a desmantelar el orden establecido.


Autora : Silvia Castillejos Peral.


Perrito.


La dirección de ésta página es :   http://www.geocities.com/Soho/Suite/8680/alla/hp_tepic.htm

Correo Electrónico : cdjf@correoweb.com

Ultima modificación: Miercoles 14 de Julio de 1999.

TEPIC, NAYARIT, MEXICO.

Bandera de Mexico